..; Al huérfano y a la viuda sostiene,..” (Salmos 146:9)

El libro de Rut es la real y dura historia de la vida de una mujer, común a muchas hoy día. Nos habla de lo que es ser una mujer verdadera; una mujer de Dios, y nos muestra como Dios obra en medio de nuestras vidas deshechas, de manera creativa y providencial.

A lo largo de sus páginas, podemos ver a Dios involucrado y trabajando en la vida de Rut: en todo momento, en todo lugar, en toda circunstancia; dolor, angustia, temor, necesidad, viudez, lucha, relación y sobrevivencia. ¿No es esto lo que marca la trayectoria de muchas mujeres en todas las épocas? Rut; joven, casada, estable, un hogar… y ahora sola, viuda, sin hijos, en necesidad y tierra extraña. Un cambio dramático. ¿Te puedes identificar con ella? Me parece que la historia de Rut es el común denominador de muchas viudas.

La clave en la vida de Rut fue como ella enfrentó y manejó los nuevos retos que se le presentaron; creativa y valientemente, asida de la mano de Dios. La manera de responder a las dificultades es clave porque determinará cuán rápido nos levantamos y lo que será de nuestras vidas en lo adelante. Rut inmediatamente se levantó, dio el frente, luchó, salió a trabajar y mantuvo la fe. Dios estuvo a su lado y la unió con Noemí; otra en condiciones críticas pero que juntas se fortalecieron. Pero algo más que hizo esta joven fue casarse. Sí, llegado su momento ella rehízo su vida.

Amada, tú tampoco estas sola en tus luchas; Dios está contigo como estuvo con Rut, Noemí, Moisés, Josué y todos sus hijos. Mira a tu alrededor y encuentra la Noemí que Dios te ha provisto, échale ganas a la vida y vuelve a rehacer tu vida en la voluntad de Dios (1 Timoteo 5:14). El honrará tu fe y tu tesón.

Oración: Señor ¿adónde iremos sino a Tí? Gracias porque en medio de circunstancias funestas, Tú tienes el poder de levantarnos y coronarnos de favores y misericordias. Restaura las vidas deshechas de mis hermanas. Por Cristo, Amén.

Alabanza: Hoy Te Rindo Mi Ser – http://www.youtube.com/watch?v=8Uuk6WXcOWE

Violeta Guerra para Maestras del Bien -©2017 Originalmente publicado www.maestrasdelbien.org -Originalmente publicado 7/19/2013

Compartir
Artículo siguienteUna Pausa…