Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale. (Lucas 17:4)

Es conocido el pasaje donde nuestro hermano Pedro le pregunta a Jesús ¿Cuántas veces perdonaré a mi hermano que me ofende? Y en un arrebato de perfección y misericordia, él mismo dice: ¿Hasta 7 veces?

Cristo lleva el perdón al punto máximo donde no hay límites, a un número infinito de veces. No hay evangelio que impacte a los demás sino aprendemos a perdonar.

El pide a Su pueblo, a aquellos que decimos amarle y seguirle, a sus elegidos, nos guste o no, nos cueste o no;…  perdonar.

Pero el perdón es un camino de doble vía:

  • Liberta al ofensor, y
  • Sana al ofendido

Al perdonar, liberamos del peso de la falta y de la culpa a aquél que nos maltrató, y damos ejemplo de lo que es en realidad un corazón transformado por Dios. A su vez, la ofendida sana su dolor, saca las raíces del rencor que muchas veces no permiten que las heridas cicatricen y que éstas a su vez, pasen de ser marcas dolorosas a “sellos de victoria”.

Es un buen momento para reflexionar sobre nuestros registros de ofensas recibidas, retenidas y no perdonadas. Es tiempo agradable para romper aquellos patrones aprendidos y heredados de resentimiento y permitir que Jesús nos guíe por el camino de las 70 veces 7 del perdón, la liberación y la sanidad.

El nos dejó Su ejemplo. Perdonó aún a aquellos que lo crucificaban, y por grande que sea la ofensa recibida… ¡No nos están colgando injustamente de un madero! ¿No crees?

Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo (Efesios 4:32)

Oración: Bendito Dios, postrada a tus pies te pido perdón por mi auto-justicia. Cuando pienso en Tu misericordia hacia mí y las innumerable veces que me has perdonado y continúas haciéndolo, me doy cuenta que estoy lejos de la estatura de Cristo. Hoy decido perdonar a todos los que me han ofendido del mismo modo que Tú lo has hecho conmigo. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Perdón, XXXIII DC – http://www.youtube.com/watch?v=ULH2sRhV0yA

Compartir
Artículo anteriorLecciones de Vida
Artículo siguienteAfán y Ansiedad