Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito (Romanos 8:28).

¿Alguna vez usted te has preguntado: Por que Dios ha permitido esto en mi vida; Porqué me tocó a mí? ¿Porqué si soy buena y no hago lo malo delante de los ojos de Dios?

Es natural que en ocasiones nos hagamos estas interrogantes y más si estamos atravesando por situaciones desagradables y que nos llenan de tristeza.

En distintos momentos he atravesado situaciones de dificultad en los que no he entendido como ha estado obrando el Señor, o el propósito que El tiene con lo que me sucede. Sin embargo, un día me puse a pensar y evaluar las consecuencias y los cambios que trajo a mi vida esas situaciones que en ese momento veía como un tormento, pero que ahora veo como una lección de vida y como una oportunidad que Dios utilizó para enseñarme y para hacerme crecer espiritualmente.

Sé que así como yo, tu has pasado por estos momentos difíciles y que frecuentemente tu mente se llena de pensamientos negativos, y no entendemos lo que nos sucede ni porque nos pasan. Pero de algo sí estamos seguras: que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman.

Esto no quiere decir que no enfrentaremos tristezas y dolores, sino que luego de haber pasado por ellas, debemos tomar un momento para pensar en lo que nuestro Padre quiere decirnos y enseñarnos, con la situación que vivimos.

Así que hagamos una lista y empecemos a poner en práctica aquello que el Señor nos ha enseñado.

Oración: Padre, se que la situaciones que me acontecen tienen un propósito de bendición para mí vida. Ayúdame a verlas y aún cuando no pueda, seguir confiando en Ti. Me propongo hacer las pausas debidas para reflexionar en Tus lecciones de vida para mí. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Solo Cristo, Hillsong – http://www.youtube.com/watch?v=aGLj2wW8qAU