Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. (Lucas 10:27)

Mientras estábamos en el proceso de preparación de nuestro campamento  “Soy Diferente”, un día me encontraba en el hospital realizando servicios como requisito de mis estudios de medicina. Salí un momento a buscar mi vehículo cuando de camino veo a un hombre tirado en el piso gritándoles a las personas que le pasaban por delante pidiéndoles  agua y comida. Pero me sorprendió que todos los que pasaban lo ignoraban.

Sucede que al pasar frente a él lo saludo, pero sigo caminando y  no me detengo por miedo a lo que vayan a decir o lo que pueda suceder.

Luego como a una esquina, pasa por mi mente el lema del campamento “Soy Diferente” y esto me hace devolverme y preguntarle: “¿En qué le puedo ayudar señor? El señor me responde: “Gracias por detenerse, ¿puede usted traerme un poco de agua? Fui le compre una botella de agua y se la di. El señor se quedó con una cara de sorprendido y les puedo asegurar que eso realmente lo impactó.

La Biblia nos dice que todo aquél que hace justicia y ama a su hermano es de Dios. Desde ese día en adelante me la he pasado buscando oportunidades para demostrar que soy diferente, que soy hija de Dios, mostrando el amor de Dios a los demás.

Dios en Su Palabra en varias ocasiones nos manda a amar a nuestro prójimo. Piensa un momento como sería el mundo si todos hiciéramos eso. No habría pobreza, ni diferencias raciales, ni injusticias, ni diferentes estratos sociales. En realidad todos nos trataríamos como hermanos.

En nuestro caminar diario busquemos oportunidades de hacer justicia a los indefensos, ayudar a los necesitados y sobre todo trata de ser diferente. Demuestra que eres una verdadera hija de Dios.

Oración: Padre, perdona mi indiferencia. Gracias por la oportunidad de recapacitar y volver sobre mis pasos. Que mis hechos demuestren que soy diferente, y que esa diferencia haga notoria que es porque soy hija tuya. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Dame Tus Ojos, MGándara – http://www.youtube.com/watch?v=f9nAnmctPnc

Compartir
Artículo anteriorRenovadas
Artículo siguienteEl Rey Ya Viene