Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz(Isaias 9:6).

Es increible la gran difusion que se da a las historias de los dioses de la mitologia.  Sus nombres son utilizados en figuras literarias y hasta en la denominacion de estrellas y planetas.  Sus hazañas y proezas se destacan por doquier. Algo interesante sin embargo en estos dioses es que todos tenian un “punto debil”.

Esto no sucede con el Niño de Belén… El es Dios Fuerte… es el Todopoderoso, y según El mismo declara en Isaías 44:6 b: “Yo soy el primero y el último; fuera de mí no hay otro dios”.  Declaracion contundente. Nunca dicha por algun otro.

Sus hazañas y proezas están descritas en las Sagradas Escrituras y superan por mucho las de los dioses mitologicos. Este Dios Fuerte aun esta en su trono y nada escapa a su control, a pesar de que parezca asi en muchas ocasiones. Este es el Dios que tenemos a nuestra disposición: ¡Jehová de los Ejércitos!

Lo interesante de este nuestro Dios, es que contrastando con su gran poderio y fortaleza,  sabe tambien ser un Padre Amante y Protector de los suyos.

Una de las experiencas mas dificiles por la que puede pasar una persona es la de perder un padre. Sobre todo cuando ha sido uno protector, proveedor y amante de sus hijos. Yo perdí el mío cuando recien cumplí mis quince años y puedo atestiguar cuan duro fue el sobrellevar una situacion similar.

Hay esperanza sin embargo en esta característica de nuestro Padre Celestial: ¡Es Eterno! ¡El siempre ha sido y siempre sera!  Y por lo demas, ha tambien garantizado que aquellos que le pertenecen estaran por siempre con El morando en esa misma eternidad.  Por lo cual, siempre vivo con la esperanza de algun dia conocer cara a cara a este Padre Eterno y a la vez  re-encontrarme con aquel padre terrenal que perdi hace años atras.

Si el nacimiento de este Niño de Belén no nos llena de esperanza cuando meditamos en estas características, entonces… ­que lo hará?

¡Piensa bien, mi amiga y hermana! medita en cuan grande es ese Dios que a pesar de ser el Todopoderoso tiene la asombrosa capacidad de morar en el corazon de un ser humano.

El nacio por nosotras y para nosotras… ¡Dale toda la gloria por lo que hizo, y seguirá haciendo!.. Selah