¡Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios… para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén (1 Pedro 4:11).

Génesis hace una declaración maravillosa: En el principio, DIOS…

Más que encontrarnos con la doctrina de la creación, nos encontramos con la “Doctrina del Creador”.  Allí Génesis nos da el recuento de “todo lo que Dios dijo”, lo que sus labios pronunciaron, lo que Dios edificó, ordenó y creó por medio de la Palabra de Su poder. ¡Un lenguaje puramente creacionista, fresco y edificante!

Al decir creó, Génesis se está refiriendo a todo lo que Dios trajo a la existencia. Dios trajo a la realidad todo un mundo de hermosura mediante el poder creador del Verbo; o sea de Su Palabra.

Leemos 13 veces “y dijo Dios”. Dios habló, y el resultado fue nuevos componentes, nueva creación. Todo lo que habló “fue bueno” y de “bendición”. Tenía que serlo, porque a una tierra vacía y desordenada Dios trajo sentido, belleza y orden. Leemos “y bendijo Dios”. Su bendición, adornó todo lo que sus labios pronunciaron, en especial: al hombre.

Que nuestras palabras sazonadas con sal, traigan vida a los corazones quebrantados, y a los vacíos, la esperanza bienaventurada y regeneradora de Cristo. Que ellas que tanto alcance y poder tienen, lejos de desanimar y derribar, mas bien alienten, construyan puentes y confirmen a nuestras amigas y hermanas en su caminar de fe.

Como dijera el salmista David: “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío” (Salmos 19:14).

Oración: Amado Señor, gracias porque Tu Palabra de gracia, amor y perdón nos alcanzó. Gracias porque ella es melodía, ungüento y agua que calma nuestra sed. Gracias también porque cada día ella nos sostiene e inspira. Que mis Palabras puedan ser un reflejo de las tuyas; vivificantes, melodiosas y llenas de salmos e himnos para la bendición de quienes me escuchan. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Tu Palabra, JC Alvarado – http://www.youtube.com/watch?v=Dhd8f9ikKhQ

Compartir
Artículo anteriorLa Presencia de Dios
Artículo siguiente¡Mi Dios Canta!