Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago (Romanos 7:15)

!Dominemos nuestras emociones!

¿Cuántas veces has tomado una decisión que luego no has sostenido? Bueno, Pedro y Pablo también les pasaba lo mismo y tuvieron sus luchas.

  • En el caso de Pedro, fue confrontado varias veces por Jesús y Pablo, debido a sus arranques e inconstancia.
  • Y Pablo concluyó: “Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero” (Romanos 7:19).

A menudo nos encontramos en esta misma posición sobre todo, cuando de no pecar o perdonar se trata.

Amadas, debemos aprender a dejar atrás las viejas heridas. En verdad, en el momento que decidimos perdonar es cuando más vienen y se repiten los sucesos en nuestra mente. Pero es justo ahí cuando con autoridad y decisión debemos tomar control de nuestras emociones y proponernos no entretener esos pensamientos, sustituyéndolos por otros y repitiéndonos a nosotras mismas que las deudas ya fueron perdonadas.

Una Maestra del Bien tiene el reto de sujetar sus emociones a sus decisiones.

Oración: Amante Señor, gracias porque en el peor momento de Tu vida me amaste y perdonaste. Ayúdame a hacer lo mismo. Te entrego mi voluntad. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Valiente y Esforzada,MGandara – http://www.youtube.com/watch?v=P0UpTQU_qIU