Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia. (Lucas 1:38)

La respuesta de María al enviado de Dios en Lucas 1:38 al igual que las palabras en su Magníficat  de Lc 2:46-55 revelan aspectos importantes del carácter y la fe de esta joven.

Siempre vemos el relato de la Natividad como algo lindo, alegre y sublime, pero pensándolo bien, el anuncio que le dio el ángel a María fue el de un cambio radical, inminente e inesperado de vida. Dios decidió abruptamente sobre la vida de María. ¿Te puedes identificar con este hecho? Dios no consultó ni le dio opciones a María. Encima de eso, ella debía alegrarse, aceptarlo y sujetarse a Su plan.

Muy bien, pasó el tiempo y el escarnio por su embarazo fue superado. Más, ahora venía la pasión, muerte y separación de su hijo. ¿Qué habrá hecho María para merecer todo esto? Cómo el ciego, ¿pecó ella o sus padres? Ninguno… como en el caso de Lázaro, esto no se trataba de María sino “para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella” (Jn 11:4). ¿Sabes? Habrán casos que en lo personal no tendrán sentido y/o beneficio para tí, simplemente porque son para la gloria de Dios y nada más.

Hemos de pensar por el mensaje del ángel Gabriel a José, su prometido en Mt 1:21, y siendo una joven versada en el Antíguo Testamento, que María sabía lo que vendría por causa de Jesús, el Hijo de Dios. Con todo, sin titubear hizo dos cosas TREMENDAS:

  1. Se dispuso totalmente y sin resistencia a la voluntad de Dios (Lc 1:38)
  2. Adoró a Dios (Lc 1:46-47)

Evidencias de ¡una jovencita madura!

Amadas, obedecer a Dios cuando sabemos el plan o adorarle cuando todo va bien, ¡que bien! Pero… cuando todo va mal ¿Qué tal? Es ahí cuando se sabe cuánto hemos crecido.

Seamos como María y confiemos que a pesar de todo: “A los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Rom 8:28).

Oración: Padre, a todas nos llega la hora de que tu poder sea magnificado en nosotras. En la hora de la prueba sostenme para que Tu nombre sea glorificado y que en el proceso, en mi vida haya gozo. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: El Plan, SGreen – http://www.youtube.com/watch?v=XtDBMC0aywU