No teme por su familia cuando nieva, porque toda su familia va vestida de ropas abrigadas. (Proverbios 31:21)

Nuestro amante Dios y Creador nos dotó con grandes cualidades que nos hacen ser excelentes administradoras del hogar. Somos cuidadosas, ordenadas, prudentes, fuertes, maduras, sensibles, visionarias y calculadoras. Por más ocupadas que estemos, nuestra vida siempre debe girar en torno a la familia.

La “Mujer Virtuosa” es sin lugar a dudas la mujer más mencionada y estudiada de toda la Biblia. En Proverbios 31:21 nos detalla una característica muy importante de ella: “PRECAVIDA”. Ella no esperaba que llegara el frío para pensar cómo iba a mantener a su familia abrigada; se anticipaba a las necesidades y preveía para lo que podía venir. ¡Siempre estaba preparada!

En muchos países de América Latina, como en Rep. Dominicana, disfrutamos de un clima caliente durante todo el año, no tenemos ninguna época de frío, pero sí tenemos muchas “estaciones económicas frías” que afrontar: La costosa entrada del año escolar, posibles enfermedades, falta de trabajo, escasez de alimentos y ropa, entre otras. Esto hace que tengamos que ser precavidas.

Si no lo eres, proponte desde ahora ser una mujer precavida, que maneja con sabiduría su casa y se anticipa a las eventualidades que su familia podría enfrentar.

Oración: Mi Dios, ayúdame a prever que nada le falte a mi familia. Que pueda ser la mujer virtuosa y Maestra del Bien que anhelas que sea. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: La Niña de tus Ojos, DCalvetti – http://www.youtube.com/watch?v=-2xviVmzosw