Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;.. (1 Corintios 15:3-4)

En la Biblia existen más de 300 profecías que unidas dan todos los detalles de la vida y muerte de Jesús. Esto fue así para que pudiéramos identificar con exactitud y sin duda alguna al Mesías prometido llegado su momento. Ellas fueron las pistas que Dios Padre nos dejó.

Los lectores atentos de las Escrituras siguieron las pistas, y vieron como en una película, como cada día por los siguientes 3 años se fueron desarrollando los eventos delante de sus ojos, y realizando todo lo predicho por los profetas tocante a Jesús.

Paso a paso él demostró ser quien los profetas pre-dijeron, y entre más lo demostraba mas enfurecía a las autoridades religiosas, hasta que llegado el momento asignado por Dios, Judas se unió a las autoridades y entregó a Jesús. Envidia, odio, avaricia, temor y orgullo fueron algunos de los sentimientos que encabezaron la lista. Mentira, burla y traición fueron algunas de las injusticias que padeció Jesús. Pero aun sabiéndolo de antemano, fijó su rostro para ir a Jerusalén.

¡Qué trágico y a la vez qué emocionante! Ser espectadora de los hechos y a la vez formar parte del elenco de la historia del Redentor; del evento más real, cruento y poderoso de toda la historia.

Tú y yo también formamos parte del elenco de esa misma historia que aun se está desarrollando. El libreto se completó, pero la historia aun no ha llegado a su fín. Delante de nuestros ojos se desarrolla cada día una parte de ella, y las lectoras atentas de las Escrituras podemos seguir las pistas y los eventos, de modo que estemos apercibidas y no nos dejemos arrastrar por el error.

Sí, tú y yo tenemos una parte importante que jugar en el desarrollo de esa magna historia pues el Espíritu Santo nos dio dones a fin de poder desempeñar y realizar nuestro papel en el. Sabiendo que en el mundo tendremos aflicción por seguir a Cristo, ¿fijarás tu rostro para servirle, o te mantendrás de lejos como simple espectadora?

Oración: Padre, gracias por permitirme ser parte de esta dolorosa pero maravillosa historia. Fortaléceme para seguirte y servirte muy a pesar de las consecuencias. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Dios Tan Solo Dios, SGreenhttp://www.youtube.com/watch?v=QWeo2tcASLE