Sin perder tiempo, Abigaíl reunió doscientos panes, dos odres de vino, cinco ovejas asadas, treinta y cinco litrosde trigo tostado, cien tortas de uvas pasas y doscientas tortas de higos. Después de cargarlo todo sobre unos asnos, les dijo a los criados: «Adelántense, que yo los sigo.» Pero a Nabal, su esposo, no le dijo nada de esto. (1 Samuel 25: 18-19)

Dicen que “mujer precavida vale por dos”, pero creo que esta joven mujer, ¡vale por mas de tres!  Preocupada de que sucediera una tragedia en su casa por la necedad de su marido, Abigail decide “ponerse los pantalones” y actuar antes de que sea demasiado tarde. Aplicaríamos entonces también el dicho de “Mas vale precaver que lamentar”.

La forma tan precisa en que se detallan las cantidades y tipo de viandas que fueron colectados, nos dan tambien la idea de que es esta una mujer que gobierna de forma adecuada los asuntos de su casa. “Está atenta a la marcha de su hogar,  y el pan que come no es fruto del ocio (Prov. 31:27). Con gran don de mando y un atinado sentido de liderazgo, decide tambien ser parte de la expedición. Definitivamente, no es momento para delegar y mantenerse pasiva… Mucho menos para contarle a su marido por ahora, lo que estaba por hacer. 

Y de esta parte de la historia hemos de aprender: 

  • A ser responsables del manejo de nuestros recursos.
  • A no dilatar tomar acciones cuando el momento así lo precisa.
  • A no apresurarnos a abrir nuestros labios y revelar asuntos antes de tiempo.

Y tu amada que nos lees, ¿Te consideras incapaz de llegar ser tan sabia y precavida como esta joven mujer? ¿Sientes que un ejemplo como este “te queda grande”?  Pues, he de decirte que de igual manera como hemos mencionado los “ideales” de una mujer virtuosa en la Palabra, también exponemos aquí el verso que nos confirma que SI podemos llegar a ser una mujer sabia: Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio.” (2 Tim 1:7)

Oración: Padre Te alabamos. Te damos gracia porque nos has dado en Tu Palabra claros ejemplos de las mujeres que quieres que seamos, y también nos alientas y animas cuando sentimos que no podemos llegar a serlo. En el nombre de Jesús. Amén

Alabanza Sugerida: Dios de Mi Sustento, XXXIIIDC –http://www.youtube.com/watch?v=8syr5TzR86Q