Y Noemí dijo: He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses; vuélvete tú tras ella. Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada; así me haga Jehová, y aun me añada, que sólo la muerte hará separación entre nosotras dos.  Y viendo Noemí que estaba tan resuelta a ir con ella, no dijo más. (Rut 1:15-18)

La historia de Rut es admirable. Habiendo enviudado, en tierra extraña y sin hijos, decide quedarse allí con su suegra en lugar de volverse a su pueblo y a su familia.

Rut es el ejemplo de una amiga fiel e incondicional. Sus lazos familiares con Noemí habían terminado puesto que ni siquiera existían hijos con su fallecido marido que las mantuviera unida. Nada las unía ya excepto algunos recuerdos y… ¡su Dios! Si estas mujeres se separaban, allí moría para siempre la familia que una vez formaban. Así que Dios las une en un vínculo inquebrantable de amor, lealtad y lucha. Se animaron mutuamente y juntas sobrevivieron las calamidades que enfrentaron. Su Dios no tuvo mas que bendecirlas y unirlas nuevamente en una misma familia. Así la historia de esta gran mujer nos enseña que:

  • Debemos luchar a toda costa por nuestra familia
  • Mantenernos unidas en el vínculo del amor
  • La amistad es un regalo de Dios

Amadas, en una era donde las relaciones son frívolas y la familia se desmorona, tiene tan poco valor y es desechable, Rut nos enseña:

  • Lo que significa estar unidas en las buenas y en las malas
  • Que podemos superar la ausencia de un ser querido
  • Que por trágica que sea la situación, Dios puede unir y levantar a la familia
  • Que existen lazos mas fuertes que el interés; el amor
  • Que existen relaciones y parentescos que pueden trascender a los de la sangre; la amistad

Oración: Padre mío, gracias por el regalo de la amistad. Gracias porque libre de intereses es un reflejo de Tu amor. Gracias también por este ejemplo de lucha y perseverancia por la familia y la unidad. Que podamos también nosotras dar el todo por el todo por nuestros hogares. Los levantamos ante Tí, en el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: No Te Rindas, RGonzález – http://www.youtube.com/watch?v=bO9w_fFpW8A