Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir.  (1Reyes 17: 11-12)

Crisis económica: es la situación dificultosa en la que se encuentra una persona que carece de los recursos necesarios para satisfacer sus necesidades humanas como son: alimentación, vestimenta, vivienda, educación, etc.

La Biblia nos habla de mujeres que fueron sometidas a crisis económicas.

La viuda de Sarepta, es un ejemplo de ellas. Una mujer con un hijo y su situación económica muy crítica, pues solo tenía un puñado de harina y un poco de aceite para prepararlos y comerlos con su hijo, para luego dejarse morir (v.12).

El mundo está en crisis, pero Dios nunca está en crisis y tiene control de tus necesidades. Dios envía a Elías a la casa de la viuda para suplir lo que a ella y su hijo le hacía falta. Filipenses 4:19 dice: Mi Dios, pues suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

En el verso 13 Elías le dice: “No tengas temor, porque en medio de la escasez Dios provee”. Frente a las crisis económicas debemos tener seis actitudes.

  1. Comprender los métodos de Dios (2 Corintios 4: 8-9, 16-17)
  2. Refugiarme en su Palabra (Mateo 6:33)
  3. Invocar a Dios (Salmos 50:15)
  4. Saber que Dios tiene el control (Romanos 8:28)
  5. Invertir tiempo en el presupuesto de gastos (Lucas 14:28)
  6. Sabiduría para entender la misericordia de Jehová (Salmos 107:43)

En cualquier circunstancia económica por la que estemos pasando debemos decir como dijo el profeta Habacuc: Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada, y no haya vacas en los corrales; con todo, yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación (3:17-18).

Oración: Amante Padre Celestial, ayúdame a confiar y esperar en Tí. Como dice Tu Palabra, que no hay justo desamparado, ni de tu simiente que mendigue pan. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Nadie Como Tú, DMontero – http://www.youtube.com/watch?v=hZcx0Z4Xa2Q