Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre;.. (Proverbios 1:8)

Proverbios 31 abre con palabras de reconocimiento a una mujer: la madre del rey Salomón (v.1). Lo que de ella sabemos lo aprendemos por inferencia de los escritos de éste sabio y afamado rey. Así por el contenido de este libro nos damos cuenta que ésta madre se ocupó diligentemente y a temprana edad a instruir el tierno y joven corazón de su hijo con sabiduría, consejo y doctrina.  Luego, la enseñanza de la Palabra germinó, dio fruto e hizo conocer a este joven razones prudentes, y dio a su corazón sagacidad, inteligencia y cordura (Pr  1:2-5).

La influencia de la madre de Salomón fue clave en la vida de su hijo. De ella aprendió a escuchar la instrucción de su padre y a no despreciar la dirección de su madre (1:8); consejo que luego él ofrece a los jóvenes de todas las generaciones.

Los escritos de Salomón:

  • Destilan las enseñanzas y consejos recibidos a lo largo de su vida (1 R 11:4).
  • Evidencian el poder de Dios en la enseñanza e influencia que una madre puede ejercer sobre sus hijos.
  • Muestran el mejor método de instrucción de una madre: consistencia y persistencia
  • Enuncian los consejos que toda madre debe conocer y trasmitir a sus hijos para que a éstos les vaya bien y sean de larga vida (Efe 6:1-3).
  • La feliz ventura de quienes abrazan la Palabra de Dios.

Definitivamente la influencia de la madre de Salomón marcó su crianza y formación. Esta madre trazó bien la Palabra y no fue defraudada; con amor sembró, con paciencia esperó, y con abundancia cosechó. Aunque siendo ya viejo Salomón tuvo su desvarío, la doctrina plantada en su corazón por su madre volvió a retoñar, le dio entendimiento, y regresó a los caminos de Dios.

Amadas, no hay como la influencia que una madre puede ejercer sobre sus hijos. ¡Úsala sabiamente, no la desperdicies! Mañana ellos, tú y la sociedad lo agradecerán.

Oración: Padre, gracias por permitirles a las madres ser instrumento de bendición en la crianza de sus hijos mediante la enseñanza de Tu Palabra y el poder de su influencia. Que ellas puedan utilizar con cordura esa herramienta tan poderosa a su disposición. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Quien Tuviera la Dicha – http://www.youtube.com/watch?v=3FOQIvFhR2s