Fuerza y honor son su vestidura; y se ríe de lo porvenir. (Proverbios 31:25)

La mujer de Proverbios 31 no es cualquier mujer. Más bien… si lo es, pero se propuso ser diferente. Esta mujer es el perfecto ejemplo de que cuando depositamos nuestras vidas y nuestro tiempo en las manos de Dios, todo es posible.

No se le mencionan títulos ni capacidades especiales, sino un fuerte amor, interés y disposición por su familia. Mujer, esposa y madre al 100%. La familia de esta mujer era el motor que cada día la inspiraba e impulsaba a ser creativa, diligente, fuerte, considerada, esforzada, precavida, sagaz y sobretodo, temerosa de Dios. ¡Que mujer!

Así como Dios ha programado las flores y animales del campo para realizar cada día su función y brindarnos su belleza, así la mujer está equipada de fábrica, para responder a sus responsabilidades como fémina, esposa y madre. Nadie va a la escuela para ser mamá ni esposa, pero ¡oh! con que amor y excelencia saben éstas responder y realizar su papel para con sus familias.

Aunque lamentablemente el pecado y las influencias mundanas han socavado en gran parte los valores del hogar y el matrimonio, nosotras como la virtuosa podemos decidir ser diferentes. ¡Gloria a Dios! que aun existen mujeres centradas y responsables, que conocen su rol e incansablemente luchan por el bienestar de su familia.

De igual modo, aun permanecen las habilidades que Dios nos ha dado y que de manera innata siguen fluyendo en el ADN de cada mujer. Mientras así sea, nosotras como la virtuosa seguiremos luchando para mantener el amor y la frescura del matrimonio y la familia renovados.

Oración: Padre, gracias por equiparnos y programarnos de una manera tan especial. Gracias porque nos has dado el balance perfecto de amor, fortaleza, y dependencia en Tí. Es todo cuanto necesitamos para ser esas mujeres que puedan levantar y guiar bien a sus familias. Protégenos y ayúdanos porque sola no podemos. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Amor Verdadero, Peregrinos y Extranjeros – http://www.youtube.com/watch?v=GKx5yTt95Kc

Compartir
Artículo anteriorUna Vida En Orden
Artículo siguientePor Sus Frutos