Le da ella bien y no mal todos los días de su vida. (Proverbios 31:12)

La mujer virtuosa de Proverbios 31 le da bien y no mal a su marido todos los días de su vida. Cuando leí esto en principio pensé… ¡Que tremendo! Pero luego recapacité y pensé: “¿porque me asombro si esto es lo normal?”

Acostumbradas a los eventos de nuestro mundo con valores cada vez más deteriorados, a veces nos contaminamos y acostumbramos al rumbo de su derrocadero. Pero mi madre nunca le dio mal a mi papa, ni mi hermana a su esposo, ni mis cuñadas a mis hermanos, ni la mayoría de mis hermanas en la fe a sus esposos. Si, es correcto y es completamente posible, sobre todo dentro del pueblo de Dios. Mayor aun, dentro del pueblo cristiano debe ser lo habitual.

Lamentablemente, la realidad es que sobre todo en las grandes urbes donde “la modernidad” y sus filosofías han penetrado con fuerza, darle bien al esposo no es la norma. Pero nosotras como Maestras del Bien debemos hacer un llamado respaldado por nuestro testimonio, de que Proverbios 31:12 no es un ideal sino una realidad y responsabilidad completamente posible y factible de cada esposa. Nuestras jóvenes necesitan ver modelos de matrimonios sanos y duraderos, y mujeres entregadas a fortalecer la unidad conyugal en completa santidad, amor y sujeción.

Dios nos ayude.

Oración: Amado Dios, lejos esté de nosotras acostumbrarnos a los parámetros del mundo. Ayúdanos a distinguir entre ideales y realidades. Sobre todo, ayuda a cada esposa a darle bien y no mal a su marido todos los días de su vida. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Enamorados, Tercer Cielo – http://www.youtube.com/watch?v=3yjQ0PouZNs

Compartir
Artículo anteriorCon Voluntad
Artículo siguienteUn Trabajo Digno