Y alábenle en las puertas sus hechos. (Proverbios 31:31b)

Dice el conocido verso bíblico: “por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16). ¡Qué palabras más verdaderas! Fijémonos en lo que los buenos “frutos o hechos” de esta mujer de Proverbios 31 lograron:

A Nivel Familiar

Un marido confiado en sus decisiones (v.11)
Un negocio familiar prospero (v.18)
Unos hijos felices (v.28a)
Un marido que la admira y respeta (v.28b)
A Nivel Social

Fuente de empleo para otros (v.15,24)
Una comunidad bendecida (v.20)
Buena reputación en su comunidad (v.31)
A Nivel Espiritual y Personal

Una presencia personal digna (v.22)
Un buen testimonio (v.23)
El reconocimiento de Dios (v.29)
La alabanza de Dios (v.30b)
Amadas, existe una relación directa entre nuestros hechos y los resultados. Sobre todo que por ellos seremos catalogadas. La virtuosa fue alabada conforme “al fruto o hechos de sus manos” (v.31). Creo que es sabio seguir su ejemplo, sembrando buenos frutos.

Oración: Padre, gracias por el testimonio de vida de esta mujer, llena de “buenos” frutos. Ayúdanos a sembrar buenos hechos a nivel familiar, social y espiritual, dando y dejando testimonios de bendición a nuestro mundo. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Portador de Tu Gloria, ADelBosque – http://www.youtube.com/watch?v=9NMdj3zI4QM&feature=related

Compartir
Artículo anterior¡Qué Mujer!
Artículo siguienteA La Moda