“Y se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría la Escritura?” (Lucas 24:32)

El encuentro de Jesús con los discípulos camino a Emaús nos muestra el poder de la Escritura.

Los discípulos la describen como un “ardor en el corazón” (v.32)
Pablo la describe como “poder de salvación” (Ro 1:16) y un “ayo o institutriz” (Gal 3:24)
El autor a los Hebreos dice que es “cortante como una espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (4:12). E,
Isaías 55:11 nos da fe de que ella siempre “logará el propósito para el cual Dios la envió”.
No cabe duda de que como dinamita la Palabra de Dios está cargada de poder. Ella alumbra, rescata, liberta, sana, dirige, redarguye, inspira y consuela. Bastó que Jesús empezara a citarla para que el corazón de estos caminantes empezara a sentir el efecto de su poder.

Más allá de nuestra oratoria y multitud de palabras lo que las personas necesitan es escuchar “la Palabra de Dios”. Como antibiótico ella encuentra y ataca su más grave infección espiritual; el pecado. Pero también como bálsamo, cura todas sus heridas.

Amada, la Palabra es todo lo que el hombre necesita para que se le alumbren los ojos, vea sus pecados y reconozca que Cristo es el Señor. Nota como Jesús se centró en citar la Escritura y en especial, narrarle todo lo que ella decía de su personaje principal: Cristo (v.27).

Esa es la Palabra que obrará el propósito en cada vida a la cual es predicada; alumbrando los ojos entenebrecidos por las tinieblas del pecado y haciendo visible la faz de Cristo.

Oración: Gracias Padre porque Tú Palabra es viva y eficaz. Gracias por su poder penetrante y operativo. Y gracias porque ella me da la garantía de que obrará Tu santa y buena voluntad en mí, porque ella nunca regresará vacía. ¡Alabado seas! en el nombre de Jesús, amén.

Alabanza Sugerida: Pan de Vida, JAR – https://www.youtube.com/watch?v=aiANycWMofU

Compartir
Artículo anteriorLos Mismos Padecimientos
Artículo siguienteConsejero