“En todo tiempo ama el amigo, Y es como un hermano en tiempo de angustia.” (Proverbios 17:17)

El jefe de psiquiatría de Stanford dijo en una conferencia que una de las mejores cosas que un hombre puede hacer por su salud es casarse con una mujer. Mientras que una mujer, cultivar la relación con sus amigas.

Aunque en principio esto fue motivo de risa, él hablaba en serio. Según su explicación, las mujeres se conectan entre sí de manera que se proporcionan sistemas de apoyo que las ayudan a lidiar con el estrés y las experiencias difíciles de la vida.

Explicó que físicamente la cualidad “tiempo para las amigas” ayuda a fabricar más serotonina -un neurotransmisor que ayuda a combatir a depresión y puede producir una sensación general de bienestar.

Las mujeres comparten sus sentimientos, mientras que los hombres se relacionan en torno a actividades. Ellos raramente se sientan con un amigo a hablar de cómo se sienten acerca de cualquier cosa o cómo va su vida personal. Trabajo, deportes, coches, pesca, caza, golf. Sí. Pero ¿sus sentimientos? raras veces.

Las mujeres en cambio lo hacen todo el tiempo. Compartimos desde nuestra alma con nuestras hermanas, cosa que es muy buena para nuestra salud. El psiquiatra dijo que dedicar tiempo con una amiga es tan importante para la salud general como el ir al gimnasio.

Sin embargo, existe la tendencia de pensar que cuando “hacemos ejercicio” estamos haciendo algo realmente bueno para nuestro cuerpo. Y es cierto. Pero, hay quienes piensan erróneamente que cuando hablamos con nuestras amigas estamos perdiendo el tiempo, lo cual debiéramos ocupar de manera “más productiva”. De hecho, el doctor dijo que el no crear y mantener relaciones personales de calidad con otras, es tan nocivo para nuestra salud física como fumar.

Amada aprende a compartir y pasar tiempo con tus amigas, y cada vez que lo hagas recuerda que estás haciendo algo muy favorable para tu salud.

¡Que vivan los “cafecitos”, las reuniones y los chats con las amigas, las hermanas, las primas, las cuñadas y las comadres!

Oración: Gracias Señor por mis amigas. Gracias por las que he podido conservar y cultivar a través de los años. Permíteme ser de bendición para ellas, tanto como ellas lo han sido para mí. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Muestra a Cristo, Jonathan y Sarah Jeréz – https://www.youtube.com/watch?v=EeqbwGaoqY0

Compartir
Artículo anteriorConsejero
Artículo siguienteAndando En Integridad