Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada (Santiago 1:5).

¿Cómo se si algo es bueno o malo?

Esta es una pregunta que a menudo todas nos hacemos. En ocasiones estamos confundidas sobre la decisión que debemos tomar, pero en otras, simplemente no sabemos qué hacer. Lo peor que podemos hacer es apresurarnos y decidir a la ligera, o llevarnos de consejos errados.

Nuestras decisiones requieren oración y meditación mientras esperamos en las respuestas de Dios. Pero algunas preguntas importantes que nos podemos hacer son:

  1. ¿Lo prohíbe la Biblia claramente?
  2. ¿Hay gloria para Dios en ello?
  3. ¿Lo hubiera hecho Jesús?
  4. ¿Sería apropiado para una hija de Dios?
  5. ¿Qué efecto tendría sobre tu vida, la conducta de otros y el evangelio?

Cuando algo está en zona gris, es mejor esperar y buscar la dirección de Dios por medio de Su Palabra y la oración. Dice Romanos 14:23 “que el que duda es condenado porque todo lo que no es de fe es pecado”. ¿Qué quiere decir esto? Que te debes abstener hasta tener claridad de parte de Dios.

Como Maestra del Bien es mejor apartarte buscando la aprobación de Dios que apoyarte en tu propia opinión, o condenarte buscando el aplauso del mundo.

Oración: Señor, gracias porque Tu Palabra es lumbrera a mi camino. Ayúdame a no vivir tan de prisa, que no pueda detenerme a esperar en Tu respuesta. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza: Ven Te Necesito, LGoodman – https://www.youtube.com/watch?v=_n7DvbuG0rM