“Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” (Filipenses 2:13)

Hace exactamente un año hice mi primera publicación. Y no tenía idea de lo que Dios quería hacer a través de mí. Durante mucho tiempo me resistí a la idea de comenzar a escribir pensando que nadie leería lo que escribiera. Pero luego me di cuenta que Dios no quería que fuera una gran escritora, ni que tuviese mil seguidores, él solo me pedía que compartiera lo que él estaba haciendo en mí.

Doy gracias a Dios como decía el apóstol Pablo en 1 Timoteo 1:12, porque me dio un gran ministerio de comunicarme con muchas personas que se encuentran en situaciones semejantes a las que yo pasé. Que hoy pueden ser animadas y consoladas por medio de la Palabra de Dios, y a las cuales puedo apoyar en oración y ser parte de sus vidas. Cuando obedecemos, Dios se glorifica a sí mismo por medio de lo que hace y hará; y por el cumplimiento de su Palabra.

Los médicos no saben que sucedió. Uno de ellos dijo: “tenemos pruebas suficientes (estudios médicos) como para pensar que existió un error. Ese daño era permanente e irrecuperable. Solo Dios pudo hacer algo así”. El Señor obra de maneras asombrosas que no podemos comprender, pues “Dios tiene poder para hacer mucho más de lo que le pedimos. ¡Ni siquiera podemos imaginar lo que Dios puede hacer para ayudarnos con su poder! Todos los que pertenecemos a la iglesia de Cristo, debemos alabarlo por siempre. Amén.” (Ef 3:20 -21)

Aunque no he cesado de ver médicos y hacer estudios por mis padecimientos, como familia estamos gozándonos en el milagro que ha hecho Dios. Con gozo renovado seguiré escribiendo en el blog y compartiendo sus enseñanzas y espero que mis escritos continúen siendo de de bendición para quienes sufren. Quiero ser un instrumento en sus manos.

¿Cómo callar las grandes maravillas que Dios ha hecho en mi vida? “¡Cantemos a Dios con alegría los que habitamos la tierra! ¡Cantemos himnos a Dios y alabemos su grandeza!…Dios nos ha protegido, nos ha conservado la vida; ¡no nos ha dejado morir!” (Sal 66:1-2,9)

Oración:Tú, Dios mío, nos pusiste a prueba, para ver si éramos fieles. Nos hiciste caer en la trampa de nuestros enemigos. ¡Cómo nos has hecho sufrir! Yo me presentaré en tu templo con ofrendas especiales en tu honor, así te cumpliré mis promesas, las promesas que yo mismo te hice cuando me vi en problemas. Préstenme atención ustedes, los que adoran a Dios; vengan, que voy a contarles lo que Dios ha hecho por mí. ¡Bendito sea Dios, pues tomó en cuenta mi oración y me demostró su amor!”. (Sal 66: 10-11,13-14,16 y 20)

Alabanza: Así Es Tu Amor, DScarpeta/ABueno – https://www.youtube.com/watch?v=boq2R_4Cjuw

Cortesía de Gabriela Luisi © 2016 – Visita su blog en: https://gabrielaluisi.wordpress.com