“Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento.” (Filipenses 1:9)

¡El amor no es ciego, y nuestra fe tampoco!

En el Altísimo está la ciencia (Nm 24:16), y en el Edén encontramos la evidencia (Gn 2:9). El Proverbista afirma que: El alma sin ciencia no es buena” (Pr 19:2), y en el primer mandamiento Dios nos manda a amarle con toda nuestra mente.

El verdadero amor implica conocimiento. Y éste crece o disminuye solo en la medida en que conocemos el objeto de nuestro amor. Por eso antes del matrimonio todo luce color de rosa y luego de casada nos punzan las espinas.

Con Dios sucede igual. No podemos amarlo de palabras o de corazón sin involucrar nuestra mente. Por eso el apóstol Pedro nos manda a: añadir a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento” y a “poner toda diligencia en ello” (2 Pd 1:5). ¿Por qué? Porque no podemos amar con el corazón lo que nuestra mente desconoce.

Es muy peligroso entrar en el terreno sentimental o espiritual sin la debida regulación de la mente y la razón. Cuando así hacemos salimos muy lastimadas, dado que el fruto de un amor exento de conocimiento es pura ignorancia, un marcado énfasis en los deseos de la carne, y un sentimentalismo que nos hace muy vulnerables.

Por el contrario, es la ciencia la que resguardará nuestro corazón, nos permitirá conocer a Dios en Su intimidad, y estar “preparadas para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en nosotras” (1 Pd 3:15). Es el conocimiento también, el que fortalecerá nuestra fe y nos permitirá permanecer firmes cuando las tormentas de la vida azoten nuestro corazón.

Amada, alimenta tu mente con la Palabra de Dios, para que puedas amarle con todas tus fuerzas y todo tu corazón.

Oración: Gracias Padre porque el amor verdadero tiene sustancia. Me propongo amarte con mi mente para fortalecer mi corazón, creciendo en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Alabanza: Buen Padre, Kairos – https://www.youtube.com/watch?v=QTfs5dUi9mE

Violeta Guerra para Maestras del Bien – Derechos Reservados © 2016 –www.Maestrasdelbien.org