“Pero respondiendo él, dijo: Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada”. (Mateo 15:13)

Así como en el huerto del Edén Dios plantó árboles de todo tipo, forma y tamaño para el provecho y deleite de Adán y Eva, de igual manera su viña espiritual está poblada de millones de árboles de justicia (Is 61:3), representados por los hombres y mujeres que han sido redimidos de toda raza, tribu, lengua y nación, fruto de la obra redentora de Cristo en la cruz del Calvario.

Estos hombres y mujeres componen la gran variedad y riqueza de árboles espirituales que hallamos en el huerto de Dios, dentro del cual encontramos:

  • Árboles de madera preciosa: robles milenarioscomo Abraham y Moisés, y cedros indoblegables como Pedro y Pablo.
  • Viñedos conflores delicadas que impregnan con su delicado perfume todo lugar, dejando tras de sí el olor fragante del carácter de Cristo como Rut y Ester.
  • Árboles gigantescoscomo Lutero, Calvino, Spurgeon bajo cuyas sombras muchas nos hemos sentado en algún momento y comido de sus deleitables frutos.
  • Plantas medicinales cuyas hojas (consejos sabios) son como bálsamo al alma sedienta en tiempos de sequedad.
  • Árboles frutales(maestros de la palabra) cuyos frutos le suministran a nuestras vidas espirituales todas las vitaminas necesarias para que crezcamos fuertes, saludables y nutridas del conocimiento sano de la verdad.

En fin, toda un gama de árboles valiosos sembrados en los plantíos santos del Señor.

Pero también existen malas hierbas, cizañas, plantas trepadoras, carnívoras y malas semillas sembradas por Satanás, que amenazan con su existencia ahogar y arruinar la viña del Señor. Sin embargo, no temas porque Dios; el experto labrador, ha prometido limpiar su viña “Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada”. Y como dijo Cristo: “Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto” (Jn 15:1-2).

¿Y tu amada, que tipo de árbol eres? ¿Trigo, cizaña o un espécimen raro escondido dentro del huerto de Dios?  No olvides que él conoce a los que son suyos, y al final él hará separación eterna entre los que le sirven de verdad y los que sirven de tropiezo (Mt 13:40).

Oración: Amado Dios, gracias por todos los árboles, flores y plantas que encontramos en el huerto que Cristo plantó con su muerte y resurrección. Que pueda yo ser uno frondoso, que sea para sanidad, y que de fruto cual al ciento por uno. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: El Jardín, JAR – https://www.youtube.com/watch?v=V8P6FfDOXic

Carmen de Corniel para Maestras del Bien – Derechos Reservados © 2016 –www.Maestrasdelbien.org