Algo que toda persona debe saber es que Dios le ama. No importa cómo te veas, de dónde seas o cuantas cosas buenas o malas hayas hecho. Juan 3:16 dice: “de tal manera amó Dios al mundo…”. Y déjame decirte que el amor de Dios es perfecto. No puede amar más o menos de lo que nos ama. Y muestra su amor para con nosotras por medio de:

Su creación. “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Gn 1:1). Todo lo hizo hermoso en su tiempo…” (Ec 3:11). “El cielo azul nos habla de la grandeza de Dios y de todo lo que ha hecho” (Sal 19:1).

Su presencia. “Me tienes rodeado por completo; ¡estoy bajo tu control! ¡Yo no alcanzo a comprender tu admirable conocimiento! ¡Queda fuera de mi alcance! ¡Jamás podría yo alejarme de tu espíritu, o pretender huir de ti! Si pudiera yo subir al cielo, allí te encontraría; si bajara a lo profundo de la tierra, también allí te encontraría. Si volara yo hacia el este, tu mano derecha me guiaría; si me quedara a vivir en el oeste, también allí me darías tu ayuda. Si yo quisiera que fuera ya de noche para esconderme en la oscuridad, ¡de nada serviría! (Sal 139:5-11)

Muestra de su gran amor es que siempre está con nosotras y nunca nos deja. Solo depende de nosotras el poder experimentar ese amor, el cual se hace evidente cuando nosotras nos acercamos a Su presencia.

Su salvación. Juan 3:16 dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Y Romanos 5:8 “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”

Sus promesas. “Sólo nos queda decir que, si Dios está de nuestra parte, nadie podrá estar en contra de nosotros. Dios no nos negó ni siquiera a su propio Hijo, sino que lo entregó por nosotros, así que también nos dará junto con él todas las cosas” (Ro 8:31-32).

“Yo estoy seguro de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la vida ni la muerte, ni los ángeles ni los espíritus, ni lo presente ni lo futuro, ni los poderes del cielo ni los del infierno, ni nada de lo creado por Dios. ¡Nada, absolutamente nada, podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado por medio de nuestro Señor Jesucristo!” (Ro 8:38)

¿Qué más necesitamos para entender que Dios nos ama?

  1. Si nos ha deleitado con la creación más bella para que la disfrutemos.
  2. Nos ha dado Su presencia desde el momento en que fuimos hechas en el vientre de nuestra madre y nunca se aleja.
  3. Nos ha regalado una salvación tan grande que era imposible alcanzarla por nuestros propios medios, y pagó el precio de entregar a su único hijo en la cruz por nosotras.
  4. Si nos deja su promesa de que nada ni nadie nos podrá separar de Su amor.

¡Qué bueno es saber que Dios me ama y siempre estará a mi lado!

¿De qué maneras sientes o se ha manifestado Su amor en tu vida? Coméntanos…

Cortesía de Gabriela Luisi © 2016 – Visita su blog en: https://gabrielaluisi.wordpress.com