“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención por su sangre,
el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,..” (Efesios 1:3-7).

Sentimos seguridad cuando otra gente nos reconoce.

Nos sentimos seguras cuando nos sentimos parte de una relación, y amada aunque sea por una persona.

Nuestra fortuna es que somos amadas por la persona más importante de todo el universo: Jesucristo. Tanto nos él nos amó que murió por nosotras.

Dice también la Palabra de Dios que:

1) Hemos sido bendecidas con toda bendición espiritual

2) Previamente destinadas para ser Sus hijas

3) Compradas con Su sangre

4) Selladas con Su Espíritu Santo, y

5) Equipadas con dones

Qué privilegio y cuánto valor poseemos para Aquél quien todo lo creó; Dios.

Oración: Señor, Te doy las gracias porque Te ha placido hacernos Maestras del Bien que impactemos por medio de nuestros dones, la vida de otras con el amor y mensaje de Jesucristo. Es un verdadero privilegio. En el nombre de Jesús oramos y te damos las gracias, amén.

Alabanza: Buen, Buen Padre, Kairos – https://www.youtube.com/watch?v=C6jT_iRFWm8

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2016 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org