“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12: 2).

¡El mundo ha cambiado y la gente también!

Los valores que hace apenas 20 años identificaban nuestra cultura, han sido radicalmente suplantados por patrones desfavorables y perniciosos. Los valores judeocristianos que permeaban nuestros países, nuestra vida familiar, la actividad comercial, y aun el entretenimiento y la recreación,  han desaparecido.

A tal causa la infidelidad conyugal y el divorcio se han vuelto modelos aceptables de vida. La deshonestidad caracteriza nuestros gobiernos. Y el mundo del cine y la televisión son vitrinas flagrantes de la inmoralidad.

Frente a todo esto, ¿qué actitud o estilo de vida debe adoptar el creyente? Romanos 12:2 nos llama a tomar una posición radical. Nada es más importante en esta hora gris que:

  • ir en contra de la corriente
  • no conformarnos a nuestro medio
  • transformar nuestra cosmovisión
  • comprobar la buena voluntad de Dios

Tenemos que asegurarnos de no llegar a formar parte del sistema del mundo. La Biblia trata de hombres y mujeres que empezando por Jesús vivieron contracorriente; contraculturalmente.

Tú y yo tambien, junto a la mujer cristiana de todos los tiempos hemos sido llamadas por Dios, en todas las situaciones y relaciones de la vida; hogar, iglesia, trabajo y comunidad, a vivir radicalmente opuesta al mundo; absteniéndonos de los deseos carnales y poniendo la mira en las cosas de arriba. Eso requiere una decisión y postura radical.

Oración: Padre gracias porque las palabras, la vida y la muerte de Jesús fueron radicales. Ayúdanos a ser mujeres de resolución e iniciativa que defiendan lo que es bueno y rechacen lo que Tú aborreces. Por Cristo, amén.

Alabanza: Mi Universo, JARomero – https://www.youtube.com/watch?v=2-2v7hATNNo

Violeta Guerra para Maestras del Bien – Derechos Reservados © 2016  – www.Maestrasdelbien.org