“Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente,..” (Tito 1:5).

En Tito 2, Pablo delinea el perfil del estilo de vida que debe caracterizar a los creyentes. Su principal preocupación era la manera en que los cristianos debían vivir e influenciar sus comunidades a la luz de cómo estaban viviendo los impíos.

Cuando Pablo envió Tito a Creta, su idea era que él corrigiera lo deficiente (2:5), lo cual no se limitaba únicamente al orden en la iglesia, sino también a la instrucción que la iglesia debía impartir a los hermanos sobre la vida cristiana.

Su estrategia fue que se estableciesen ancianos en cada ciudad, y se designaran ancianas en la congregación quienes fueran irreprensibles, reverentes en su porte, no esclavas del vino, buenas, castas, sujetas, y aptas para enseñar a las más jóvenes (2:3-5). Tanto ancianos como ancianas debían salvaguardar mediante su testimonio y enseñanza, la pureza y el buen nombre del evangelio (2:2-5).

Pablo entendía que el estilo de vida de los creyentes incidía directamente en la eficacia o ineficacia de la predicación. Era de opinión que nuestra conducta era determinante para que la Palabra de Dios no fuera blasfemada, y que la misma debía adornar la doctrina de nuestro Salvador (2:5, 10).

Para lograr el objetivo propuesto en la vida cristiana, Pablo sugiere dos herramientas imprescindibles:

  • La instrucción de la sana doctrina, y
  • La integridad de los líderes quienes la enseñan

El respaldo de una vida santa daría la fuerza y autoridad al mensaje para instruir a otros y mantener a distancia a los contumaces, habladores y roedores del evangelio de Cristo.

Amada, ¡tu testimonio es importante! Si deseas que otros tomen en serio al Dios que le predicas, debes:

Primeramente, respaldar tus palabras con un estilo de vida santa (2-3), y

Segundo, hablar lo que está de acuerdo con la sana doctrina (2:1)

Oración: Padre permite que pueda corregir mi testimonio deficiente y que mi proceder jamás ponga en riesgo el atractivo del evangelio y la pureza de la iglesia, a los ojos de los inconversos. Que mi estilo de vida afirme y de buen testimonio del depósito del evangelio en mí. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Dame Tus Ojos, MGándara  – https://www.youtube.com/watch?v=N7seoi7idF0

Violeta Guerra para Maestras del Bien – Derechos Reservados © 2016  – www.Maestrasdelbien.org