Listowel; Ontario, Canadá

Esposa de un granjero y madre de seis. En la búsqueda de Profunda Paz y Belleza Verdadera. Tratando siempre de extraer una pizca de gozo, de gracia y de Dios.

Teniendo una beca total para estudiar en la universdad nunca la terminó. Prefirió casarse con un granjero y regresar a una casa a través de calles de gravilla y campos de maíz. Tuvo niños. Media docena de ellos. Su cesto de lavar ropa nunca está vacío. Pierde libros. Educa a seis hijos exuberantes hijos en casa y la mayoría de los días se siente un tanto abrumada y perdiendo la razón.

Cuando los niños y la máquina de lavar están dormidos, Ann lava su verdadera sucieza con palabras y La Palabra. Por trasnochar regularmente escribió un libro; “Mil Regalos: El Reto de Vivir Plenamente en el Lugar Donde Estás”. Dios lo colocó en la lista número uno en ventas del diario New York Times por espacio de 60 semanas. Es la mejor prueba de que Dios en verdad usa vidas rotas, deshechas, y falibles a su antojo.

Christianity Today la colocó en su portada como una de las 50 mujeres que están moldeando la cultura y la iglesia de hoy.  Escribe algunas palabras para el blog  (in)Courage de DaySpring, habla con el equipo extraordinario de “Mujeres de Fe” (women of faith) y contribuye como editora para The High Calling. De vez en cuando escribe artículos para ChristianityToday.comWORLD MagazineHuffington Post.

Pero su mayor satisfacción es ser una voz para Compasión viajando y hablando a favor del necesitado. Los pobres cuenta Ann, la han hecho rica contándole sus historias, y narrar la historia de ellos ha cambiado la suya. De esto escribe todos los días, mientras busca vivir las palabras que describen una vida desordenada pero santa, hallando belleza y quietud, deteniéndose para ver al Señor obrar en medio del caos, Su Cruz en el palito de ropa,.. la zarza ardiendo. Todo esto lo considera una experiencia santa – porque Dios tiene zarzas ardiendo en todas partes.

El gozo de Ann es caminar con las mujeres por medio de esta experiencia santa de quehaceres ordinarios, liturgia, – y todo en la vida como en tierra santa.  Su deseo es vivir las palabras que escribe contigo… porque está persuadida que más que solo creer debemos vivir lo que creemos dondequiera que estemos.

Sin duda alguna Ann Voskamp es una verdadera ¡mujer de fe!

Tomada de: http://www.aholyexperience.com/ann-voskamp/