Nueva York, EUA

Fue nombrada tras uno de los primeros convertidos de Pablo en Atenas, su madre  era evangelista y su padre cantante. Cuando no estaban viajando en carretera o fuera del país, se congregaban en la Iglesia Tesalónica del Sur del Bronx en Nueva York, que pastoreaba su abuelo.

Criada en Puerto Rico, a la edad de 8 años Dámaris entregó su vida a Cristo, y ya para los 11 estaba segura que lo que más quería hacer en su vida era cantar, así que empezó a perseguir la fama.  Cantó junto a sus dos hermanas en un trío, y a los 15 fue invitada a cantar en un estudio de grabación en Nueva York.

En 1982 Dámaris ganó el primer lugar en el Festival de la Canción Americana y recibió un contrato para grabar con la Disquera CBS.  Pero en 1988 su vida tuvo un cambio dramático al quedar impactada por el nivel de devoción de unos creyentes muy pobres y devotos en Argentina, quienes a pesar de sus precarias circunstancias servían con entrega al Señor. Sintiendo la necesidad de entregarse totalmente al Señor, oró para que Dios le permitiera usar sus talentos en mayor grado para él  y menos para ella.

Más tarde fue invitada a cantar en el programa televisivo “Day of Discovery” pasando luego a ser la artista solista exclusiva de una prestigiosa casa disquera. Varios álbumes fueron lanzados y en primavera del 1994 grabó su primera producción en español, “Yo Cantaré.” Dámaris comparte su testimonio y presenta el evangelio entre sus canciones en todas sus presentaciones. Y las letras de sus cantos mantienen la integridad de la rica doctrina de Cristo.

Aunque Dámaris Carbaugh ha conocido la cima del éxito como solista y artista grabada, su sed por la fama cambió por un deseo ferviente de servir a Cristo. Ella admite “Dios ha sido tan misericordioso conmigo. Yo deseo compartir Su amor y Su misericordia con otros y animarles a acercarse más al Señor”. Como resultado, su don de la comunicación y su celo por la Palabra de Dios han ampliado su ministerio más allá del canto. Recientemente se estrenó como autora del libro “Adiós a mí”. Y es ahora una rebuscada conferencista.

Dámaris vive en Mount Vernon, Nueva York con Rod, su esposo de más de 35 años. Juntos han procreado dos hijos; Ashley Rose y James Christian.

Tomada de: http://www.damariscarbaugh.com/biography.html