Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad;..” (Colosenses 1:9-11).

Siguiendo con las tres cosas que formaban parte de las disciplinas importantes; fijas e intencionales de la vida del apóstol Pablo:

  1. La oración
  2. La enseñanza y
  3. La acción de gracias

Hoy trataremos la segunda: La Enseñanza. El apóstol Pablo oraba y le preocupaba:

  • Que los hermanos fueran llenos del conocimiento de la voluntad de Dios “en toda sabiduría e inteligencia espiritual”.

Para que:

  • Anduvieran como es digno del evangelio
  • Agradaran a Dios en todo
  • Llevaran fruto en toda buena obra
  • Fueran fortalecidos con todo poder en la paciencia

La ruina espiritual viene por la falta de conocimiento (Is 5:13). Por eso a menudo, despues de 20 y 30 años la iglesia sigue estando llena de niños espirituales; personas carnales; sin compromiso en la obra; con un pie en la iglesia y otro en el mundo, y sin visión espiritual.

Estas personas son las que siempre tienen necesidad de que se les enseñe los mismos rudimentos de la fe cristiana y nunca aprenden, sino que se vuelven una carga para la iglesia. Por eso el deseo de Pablo es que avancemos a la madurez ingiriendo el alimento solido de la Palabra de Dios.

  • El conocimiento bíblico ensancha nuestra mente, afina nuestra visión, agudiza nuestro discernimiento, y nos da sabiduría
  • La sabiduría espiritual logra que andemos dignamente (1 Pd 1:14-16)
  • Una vida agradable a Dios produce fruto en toda buena obra (Ef 2:10), y
  • La paciencia nos fortalece para resistir la prueba y aguardar con esperanza y dignidad las promesas de Dios (Stgo 1:2-4, Is 40:29, Fil 4:13)

Oración: Padre gracias por tu santa y bendita Palabra. Gracias por inspirarla y darle poder para enseñarnos, corregirnos y redarguirnos en toda justicia. Sea ella nuestro pan diario y deleite. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Mi Universo, JARomero – https://www.youtube.com/watch?v=2-2v7hATNNo

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2016 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org