“Yo soy el que por amor a mí mismo borra tus transgresiones y no se acuerda más de tus pecados” (Isaías 43:25).

Me había comprado un juego de maletas que tenía “Diez años de Garantía”. ¡Pensé haber hecho tremenda inversión!

Cuando leí con detenimiento la tarjeta de garantía, en ella había un sinnúmero de condiciones antes de que el fabricante aceptara el retorno o reparara el daño.  La garantía no protegía “daños por mal uso o manejo”, los cuales son los más comunes. Más aun, el costo de envío podría igualar o superar el costo original de la maleta. En fin, me sentí vilmente engañada.

Eso no sucede con la garantía de la Salvación que Dios nos da.  El ha prometido salvarnos eternamente y para siempre. La garantía de esta Salvación tampoco depende de las razones de “maltrato” o “roturas” que hayamos tenido al viajar en nuestra vida.

Cuando un malhechor en aquella cruz le pidió a Jesús que se acordara de él, Jesús le dijo: “Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lc 23:43).

Cuando una mujer sorprendida en adulterio tuvo un encuentro con El, Jesús le dijo estas palabras: “Tampoco yo te condeno. Ahora vete, y no vuelvas a pecar” (Jn 8:11).

En uno de sus tantos encuentros con los judíos, Jesús, refiriéndose a sus ovejas les informó: “Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano. Mi Padre, que me las ha dado, es más grande que todos; y de la mano del Padre nadie las puede arrebatar” (Jn 10:28-29).

¡En Cristo nuestra salvación está garantizada de por vida!  Todo lo que tienes que hacer para aceptar esa garantía es “adquirir el producto”, o sea, aceptar la invitación que Dios te ofrece hoy.

Oración: Padre te presentamos aquellas vidas que siendo maltratadas y vejadas por la vida andan buscando un refugio, consuelo y paz.  Haznos, Señor cada día más conscientes del regalo de Salvación que nos has dado y el gran precio que has pagado por ella, para que vivamos vidas agradables a Tí.  En el nombre de Jesús, amen.

Alabanza: Nuestro Dios, En Espíritu y en Verdad – https://www.youtube.com/watch?v=qXOoMIRxyk8

Larissa VanHorn  para Maestras del Bien ©2016 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org