“Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.” (1 Pedro 3:7).

Otra de las comparaciones que hace la Biblia de la mujer, es con la cristalería fina; un vaso delicadamente frágil.

Aunque por diseño divino la mujer fue creada fuerte, multifacética, altamente perceptiva, analítica, y rápida para arribar a conclusiones, ella es también por diseño, altamente sensible, susceptible y vulnerable. Esto se lo debemos a haber sido creadas a partir de carne y hueso.

Como el “Vaso Más Frágil” ella necesita del cuidado amoroso, seguro y delicado de Dios, y de su esposo.  Por esto utilizando la relación entre Cristo y la iglesia como ejemplo y parámetro de su trato para la mujer, Pablo les dice a los hombres:

  • Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas” (Col 3:19).
  • Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella” (Efe 5:25).
  • Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,..” (Efe 5:29).
  • “Maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil” (1 Pd 3:7).

Ser un vaso más frágil en relación con el hombre no es una desventaja, deshonra, fatalidad ni problema. Todo lo contrario, esto nos habla del alto valor y cuidado especial y amoroso con el que debe ser tratada.

Mayor aún, existe una relación directa entre el trato que el hombre le da la mujer y su comunión personal con Dios. A tal causa Pedro 3:7 le advierte al hombre las consecuencias que su maltrato al vaso más frágil le acarreará… ¡Sus oraciones no serán atendidas por Dios!

Oración: Gracias Señor porque como vaso más frágil Tú monitoreas personalmente el trato que recibimos de los hombres. Gracias porque nos has coronado de honra y distinción, y exiges un trato especial que nos distinga de lo común y vil. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: La Niña de Tus Ojos, DCalvetti – https://www.youtube.com/watch?v=aPM04CgVSn0

Violeta Guerra para Maestras del Bien – © 2016 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org