Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida,..” (1 Pedro 3:7).

Nada más elevado al hablar de la posición y los privilegios de la mujer que el ser coheredera de la gracia de la vida, en Cristo Jesús.

Al considerar las diferentes ilustraciones y figuras de la mujer en la Escritura, notamos que la mayoría aluden en alguna medida a su relación con el hombre. Aunque ser “co” heredera hace referencia a su participación conjunta con el hombre de la vida eterna, la misma depende única y exclusivamente de su relación con Jesucristo.

En consecuencia, en el contexto de la difícil relación matrimonial, el escritor llama la atención de los esposos a extenderle un trato digno a sus esposas, en virtud de la posición que ellas al igual que ellos ocupan en Cristo; coherederas de la gracia de la vida. ¡Aleluya!

Oración: Amante Padre, gracias porque lo mas grande que nos ha podido suceder es ser coherederas de la gracia de la vida. Gracias porque repetidamente les recuerdas a los hombres nuestro valor, al tiempo que llamas a nosotras vivir a la altura de nuestra posicion en Cristo. Por Jesús, amén.

Alabanza: Mi Vida Es Cristo, Sarah y Jonathan Jeréz – https://www.youtube.com/watch?v=3JyUOYQkCjc

Violeta Guerra para Maestras del Bien – © 2016 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org