Ve y reúne a todos los judíos que están en Susa, para que ayunen por mí. Durante tres días no coman ni beban, ni de día ni de noche. Yo, por mi parte, ayunaré con mis doncellas al igual que ustedes. Cuando cumpla con esto, me presentaré ante el rey, por más que vaya en contra de la ley. ¡Y si perezco, que perezca! (Ester 4:16)

El libro de Ester es un bello escrito que nos revela acerca de su carácter y conducta, puntos dignos de elogio; cualidades que debemos cultivar. Ester:

  1. Exhibió encanto. Aunque fue llevada en contra de su voluntad no estuvo agriada, pues sentía la mano de Dios en todo.
  2. Mostró reserva y control poco común. No le dijo a nadie que era judía. Estamos perdiendo la discreción y reserva verbal.
  3. Obedeció en todo. Hizo todo lo que Mardoqueo le dijo que hiciese.
  4. Mostro modestia; tenía joyas, no tenía que hacer quehaceres domésticos y podía hacer lo que deseara porque estaba lejos de su hogar, pero no sucumbió ante la tentación que le rodeaba y siguió fiel a lo que le enseñaron.
  5. Mostró afabilidad. Fue agradable, dulce, suave en la conversación y el trato.
  6. Su valor fue indudable. Arriesgó su vida al presentarse delante Asuero sin ser llamada: «Si perezco que perezca». Una gran demostración de su valor. Sus acciones fueron decisivas y realizadas con mucho tacto; una persona de carácter.

El libro de Ester es una de las pocas porciones dispersas en la Palabra de Dios que son notables por la ausencia del nombre de Dios. Sin embargo, la ausencia del nombre de Dios es precisamente lo que da al libro el carácter que tiene y nos enseña varias lecciones perdurables para nuestras vidas:

  • Los planes de Dios no son obstaculizados cuando los acontecimientos son carnales o no espirituales. (Solo porque los planes no sean espirituales no significa que él no esté presente.)
  • Los propósitos de Dios no son frustrados por fallas morales (El es un Dios que aplica la gracia a todas las perspectivas de la vida, ninguna cantidad de mal frustra sus soberanos propósitos).
  • El pueblo de Dios no está excluído de los lugares de autoridad por desventaja. Ester era exiliada y pobre, y Dios la utilizó.

En este libro Dios estaba invisible pero no inconsciente o pasivo. Aunque parece ausente el está presente. Aunque pienses que lo has perdido todo, Dios utiliza esto como una oportunidad para ponerte de rodillas y para que te des cuenta que él sigue teniendo el control.

Ningún obstáculo es demasiado grande para Dios, porque él no está limitado por el tiempo o espacio, por lo visible o invisible. Su acción no está unida a nuestro reloj, sino a nuestra crisis. Cuando él esté listo para actuar lo hará.

Dios puede cambiar cualquier situación y corazón. Si cambió el corazón de Asuero, puede cambiar cualquiera. Nosotras que vivimos intimidadas y angustiadas por lo que podría suceder mañana, te recuerdo que Dios tiene el poder de transformar todo.

Oración: Gracias Señor porque Tú tienes nuestro futuro en Tus manos omnipotentes, por tanto podemos estar confiadas. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza: Dios Cuida de Mí, DBerríos – http://www.youtube.com/watch?v=GmJOnPPqNyQ

Keila Matos para Maestras del Bien ©2016 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org