“Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra, pues ustedes han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios”. (Colosenses 3:2-3)

Puede que no nos sea familiar la idea de vivir en un refugio.

Tampoco podríamos imaginarnos la idea de escondernos de la persecución como lo hicieron los Judíos en el tiempo de Hitler,  los primeros cristianos de la Iglesia primitiva, y que más decir, hoy, en nuestros días, como lo tienen que hacer los creyentes de países como Corea del Norte y gobiernos Islámicos.  Aquellos que tenemos el privilegio de vivir  en países con libertad de religiosa y de expresión no tenemos que preocuparnos por eso.

En este capítulo de Colosenses el Apóstol nos aconseja sobre la forma en que debemos vivir ahora que somos nuevas criaturas.

El “escondite” al que se refiere el Apóstol Pablo es diferente de cualquier otro que hayamos podido conocer o del que hayamos escuchado.  Se trata del hecho de que al estar en Cristo, ya no formamos parte de los valores, forma de pensar y proceder de este mundo. Ahora vemos como dice también el Apóstol, “por espejo, oscuramente’’.  Nuestra verdadera vida nos será revelada completa y plenamente, cuando nos reunamos con El en gloria.

El otro aspecto es la protección. Estando bajo sus alas habitamos seguras, y confiadas de que “no nos sobrevendrá mal ni plaga tocará nuestra morada”.  Nuestra tranquilidad, sostén y bienestar están eternamente garantizados en términos espirituales, independientemente de que lo material no nos llegue bajo las mismas condiciones.

Oración: Padre, ayúdanos a mirar bajo una perspectiva eterna, estando convencidas de que todo lo terrenal es pasajero. Ayúdanos a vivir confiadas sabiendo que estando en Tí, no nos hace falta nada. En el nombre poderoso de Jesús, Amén.

Alabanza: Escondida Está Mi Vida en Dios, OMedina – https://www.youtube.com/watch?v=mC6xME21HPw

Larissa VanHorn  para Maestras del Bien ©2016 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anteriorLa Semejanza De Tu Dios
Artículo siguienteConectada