Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él;  pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.” (1 Juan 2:3-6)

Según Juan, la marca de una cristiana verdadera es:

  1. Amor a Dios, y
  2. Amor a los hermanos

El amor a Dios se traduce en obediencia a su Palabra. Y el amor a los hermanos en servicio.

El amor a Dios es una cara de la moneda y el amor al prójimo la otra cara de la misma moneda. La conexión entre estos 2 conceptos la vemos claramente conjugada en la regla de oro: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo (Lc 10:27).

El apóstol Juan nos facilita dos recursos para probar la veracidad y efectividad de nuestro amor a ambos:

  • Si decimos que tenemos comunión con él (Dios), y andamos en tinieblas (desobediencia), mentimos, y no practicamos la verdad” (1 Jn 1:6).
  • En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?” (1 Jn 3:16-17)

La recomendación que nos hace el apóstol es, Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad (1 Jn 3:18).

¿Pasa tu amor a Dios la prueba de fuego de 1 Juan 1:6? ¿Y tu amor a los hermanos, pasa la prueba de 1 Juan 3:16-17?

Oración: Padre me arrepiento y confieso mi culpa. Entiendo que el amor es una respuesta y deber de mi voluntad. Me comprometo a obedecerte y a servir a mis hermanos con el amor que Tu Espíritu ha derramado en mí corazón. Realmente no tengo excusa. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Gracias, Hillsong/ABueno – https://www.youtube.com/watch?v=OgUD2V7Z-RM

Violeta Guerra para Maestras del Bien – © 2016 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org