“Mas yo en tí confío, oh Jehová; digo: Tú eres mi Dios. En tu mano están mis tiempos; líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores.” (Salmo 31:14-15)

Las manos de Dios son un símbolo de poder y autoridad en las Escrituras.

Obviamente Dios no tiene manos pues él es espíritu. No obstante es una figura del lenguaje utilizada para comunicarnos grandes verdades acerca de Dios, y su trato con los suyos. Hablar de ellas, es referirnos a estar dentro de su cuidado y poder soberano.

Su mano es:

  • Poderosa

Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos” (1 Cr 29:12).

  • Tierna

Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa; Tú sustentas mi suerte” (Sal 16:5).

  • Justa

Hablad al corazón de Jerusalén; decidle a voces que su tiempo es ya cumplido, que su pecado es perdonado; que doble ha recibido de la mano de Jehová por todos sus pecados” (Is 40:2).

Saber que estaremos a la mano derecha de Dios significa que estaremos a salvo y en una posición de honor que nos infunde seguridad, gozo y paz.

Pero ademas,

En Isaías 49:16 nos comunican el amor y cuidado constante de Dios hacia quienes les han confiado sus vidas. Y,

En Isaías 59:1 nos muestran el poder, el interés y la insistencia del amor constante de Dios por el alma de los pecadores.

Amadas, que bendición es vivir en las manos de Dios. No la resistas. Ellas son muy cariñosas y allí estamos seguras y a salvo.

Oración: Padre gracias por Tu mano poderosa, tierna y justa. Gracias porque te pertenezco y nadie me puede arrebatar de ella. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Perfume A Tus Pies, En Espíritu y en Verdad – https://www.youtube.com/watch?v=BucaZxXEDCY

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2016 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org