“Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai,..” (Jonás 1:1)

¿Cuando fue la ùltima vez que fuiste interrumpida y cual fue tu reacción? Las interrupciones, aunque son parte de la vida, en su mayoría nos causan frustración porque retrasan nuestros planes o cambian nuestro rumbo.

El llamado de Dios interrumpió a Jonás. Jonás habitaba placidamente en Israel cuando repentinamente su vida fue interrumpida y comisionada por Dios. Israel gozaba del tiempo mas próspero desde los días de Salomón y bajo esas circunstancias era de esperarse que como profeta Jonás gozara de paz, popularidad y abundancia. Nínive en cambio atravesaba una precaria situación nacional a causa de su pecado y Dios decidió intervenir enviando a Jonás a pregonar contra ella (1:2). Frustrado ante la interrupción de su vida y de sus planes, Jonás decide huir lejos de la presencia de Dios (1:3), solo para encontrarse con problemas mayores (1:12, 15, 17).

Dios interrumpió nuestra vida y cambió nuestra agenda desde el momento que nos llamó para salvación. De ahí en adelante nuestra vida le pertenece y la usa a Su discreción y antojo. A menudo él interrumpe nuestros planes para que dejando el confort, la ociosidad y la indiferencia espiritual, aliniemos nuestras prioridades con las de su reino. Pero Sus interrupciones no son trastornos e inconvenientes personales sino:

  1. Un llamado a despertarnos del letardo espiritual
  2. Una oportunidad para re-orientar el rumbo de nuestra vida
  3. Una invitación a participar de Sus planes

Como creyentes nuestra responsabilidad primaria es glorificar a Dios y conducir las almas a Cristo. Cuando perdemos el norte, y el sentido de nuestro llamado él nos visita con interrupciones divinas.

Amada, no podemos huir de la presencia y el conocimiento de Dios (Sal 139). La próxima vez que escuches Su voz, no huyas como Jonás sino responde con gratitud y un ánimo dispuesto a obedecer.

Oración: Padre qué honor es ser interrumpida por Tí. Gracias por incluirme dentro de Tus planes gloriosos. Sobre todo gracias por recordarme el verdadero ojetivo de mi vida y de Tu llamado. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Heme Aquí, MWitt – https://www.youtube.com/watch?v=wdni_IQ_H9w

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2016 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org