“Pero viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades;..” (Hechos 16:19).

Hechos 16 relata la historia del segundo viaje misionero de Pablo, con énfasis en la ciudad de Filipos. Entre los primeros tres convertidos, había una joven poseída de demonios con espíritu de adivinación (v.16), la cual daba “gran ganancia” a sus amos.

La misma por estrategia de Satanás, seguía a Pablo, Silas y Lucas haciendo creer que estaba asociada con ellos (v.17). Pero “desagradando a Pablo éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora” (v.18).

Dos cosas sucedieron:

  1. El espíritu maligno salió de la joven en aquella misma hora (v.18)
  2. En aquella misma hora la jóven dejó el trabajo y la asociación con sus amos (v.19)

La restauración de la joven puso furioso a sus amos por tres causas:

  1. Habían perdido la fuente de su ganancia material
  2. Habían perdido el provecho personal que de ella sacaban
  3. Habían perdido el dominio sobre ella

Tristemente son muchas las mujeres que al igual que la joven de este relato, son presas y esclavas de hombres que las abusan y explotan. Las maltratan físicamente, las prostituyen, las drogan, las usan para sus beneficios y sacan todo tipo de provecho personal de ellas. Mas cuando Cristo las liberta y dejan de ser fuente de placer y ganancia, al igual que los amos de la joven poseída, se ponen furiosos.

Amadas, existen más mujeres de las que nos gustaría pensar, atrapadas en situaciones similares. Algunas engañadas, otras obligadas y otras entregadas al desenfreno del pecado. Todas necesitan ayuda, pero a menos que alguien les tienda la mano y se atreva a pararse y enfrentar a sus exactores en el nombre de Cristo, jamás serán liberadas ni experimentarán un cambio de vida. Ellas necesitan nuestra comprensión, y el apoyo tuyo y mío.

Oración: Padre con corazones cargados te presentamos a tantas mujeres que están engañadas, oprimidas y atrapadas en una vida deplorable. Libértalas para que puedan experimentar Tu plenitud, y ayúdanos a extenderles una mano firme y compasiva. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Sin Dolor, LGoodman – https://www.youtube.com/watch?v=dszw4f_q69A

Violeta Guerra para Maestras del Bien – © 2016 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anteriorLa Quinta Pata Al Gato
Artículo siguienteNo Temas