“Porque tú eres mi lámpara, oh SEÑOR; el SEÑOR alumbra mis tinieblas” (2 Samuel 22:29).

Las diferentes situaciones que nos rodean nos envuelven de forma tal que muchas veces no vemos la forma de salir victoriosas.

¿Cuántas veces en medio de un problema vemos que no hay salida o quizás en medio de una enfermedad pensamos que no nos vamos a curar? Vamos a buscar trabajo y no hay disponibilidad, y así muchos otros ejemplos.

Gracias al Padre, que en esas circunstancias tenemos la confianza de buscar a Dios. Clamamos y él provee las respuestas a nuestras oraciones, alumbra nuestra oscuridad y calma nuestra turbación.

La misericordia de Dios es abundante. Como Buen Dios siempre suple nuestras necesidades conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Oración: Gracias, Dios porque Tu alumbras nuestras vidas y satisfaces nuestras necesidades. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza: Tu Encenderás, Peregrinos y Extranjeros – https://www.youtube.com/watch?v=S7cwnPH1vE4

Keyla Nolasco para Maestras del Bien – © 2016 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org