“Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos” (Romanos 14:7-8).

Conocer el propósito para nuestra vida es el tema de mayor intriga para muchas. Pero en la mayoría de los casos la inquietud de conocerlo, nada tiene que ver con los intereses “de Dios”, ni aún con nuestra vida espiritual.

Cuando de la búsqueda de nuestro propósito se trata, tenemos dos opciones:

  • Buscarlo en lo temporal, o
  • Buscarlo en lo trascendente

Cuando como creyentes buscamos nuestro propósito aparte del de Dios, vivimos vidas mediocres e insignificantes, y nos autodestruimos husmeando en medios vanos como; las drogas, el sexo ilícito, el juego, la lujuria, los placeres temporales y efímeros, y cosas semejantes a estas.

Mas tú y yo tenemos un propósito mayor de lo que podemos pensar o imaginar, y conocerlo es sumamente importante. Efeseios 1:11-12 dice: “En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo”.

Tres veces el capitulo 1 dice que fuimos creadas, llamadas o predestinadas “para la gloria de Su alabanza” (v. 6, 12, 14). De modo que nuestro propósito esta intimamente vinculado y relacionado con la gloria de Dios; esto es, con lo trascendete. Esto implica que es en lo espiritual donde debemos buscar.

Amada, tanto nuestra salvación como nuestro propósito proceden de arriba, donde está sentado Cristo a la diestra de Dios Padre. “Si desde allí buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma” (Dt 4:29). El desea comunicarte tu parte en su reino. Se diligente en buscarlo arriba y no abajo.

Oración: Padre gracias porque ya se la persona, la naturaleza y la ubicación de mi propósito. Gracias porque es especial y trascendente. Dame un corazón y una visión verdaderamente espiritual para desearlo e ir tras el. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Se Mi Visión, Jonathan y Sarah Jeréz – https://www.youtube.com/watch?v=zvj-NSwC210

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2016 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org