“Porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios”.  (2 Corintios 1:20)

Recientemente causó revuelo la noticia de que la NASA habría “descubierto” un signo zodiacal adicional a los ya existentes.  El hecho es que dicha organización no había encontrado nada nuevo, sino que ajustó el mapa estelar a como realmente era y así lo aclaró en su sitio web.

A pesar de todo esto, todavía muchos viven una “crisis de identidad”, al entender que tendrían que reajustarse a otro signo después de tantos años de confiar en horóscopos, predicciones y explicar su personalidad basada en un signo zodiacal específico.

Siempre queremos tener la certeza de qué nos deparará el futuro. Es algo que llevamos incrustado desde el momento que hicimos caso de esta gran mentira:

¡No es cierto, no van a morir!  Dios sabe muy bien que, cuando coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y llegarán a ser como Dios, conocedores del bien y del mal.

  1. No somos como Dios.
  2. No conocemos TODO el bien y el mal.
  3. No sabemos qué nos deparará el 2017.
  4. Un signo zodiacal (anterior o posterior) jamás te podrá predecir eso.

Vivimos el hoy temiendo el mañana. Vemos cada día amigo, relacionado y figuras públicas morir de forma súbita, y empezamos a hacer toda serie de conjeturas, preguntas de por qué han sucedido eventos catastróficos que no esperamos.

¿Qué sucederá el año próximo? No sabemos. Sin embargo, La Palabra de Dios, que es fiel nos recuerda lo dicho por Jesús antes de despedirse de sus discípulos y ascender al cielo: “Y yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.” Amén. (Mt 28:20)

Deposita tu confianza en Dios HOY y descansa en sus promesas para tu MAÑANA.

Oración: Padre gracias porque Tu palabra es fiel y verdadera. Ponemos en Tus manos nuestro presente y nuestro futuro. En el nombre de Jesús. Amen

Alabanza: Como Dijiste, CD’Clario – https://www.youtube.com/watch?v=MM_Hzaf05MU

Larissa Sosa-VanHorn para Maestras del Bien – ©2016 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anteriorEn Expectativa
Artículo siguienteTres Regalos