Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. (Mateo 28:19-20)

El Nuevo Testamento es totalmente pro-activo. Mientras el Antíguo está lleno de prohibiciones, el Nuevo está lleno de imperativos que nos demandan acción de nuestra parte. Estos imperativos obedecen no solo a la labor que debemos hacer, sino también a la importancia y urgencia que tiene el que la realicemos.

El Nuevo Testamento nos muestra claramente las responsabilidades que como embajadoras de Cristo tenemos ante el mundo y ante Dios, por lo cual él espera no solo que la conozcamos, sino que también la realicemos con responsabilidad y ánimo pronto.

No existe razón alguna por la cual debamos andar perdidas, confundidas ni desorientadas. Dios no nos ha dejado a la deriva, sin dirección ni propósito en este mundo. Tenemos una misión y un objetivo muy claro expresado en Mateo 28:19-20 el cual nos manda a: “id, y haced discípulos en todo lugar, incorporándolos al Cuerpo de Cristo; la iglesia, y enseñándoles que vivan de acuerdo a todo lo que nos manda la Biblia” (paráfrasis personal).

Dentro de esa comisión encontramos varios imperativos: “id, haced, bautizándolos y enseñándoles”. Lo que implica que la misión está repleta de acciones y actividades que están pendientes de nuestra ejecución. Pero también queda claro que los imperativos son mandatos, y que los mismos nos urgen a la acción y el trabajo.

Amadas, no hay lugar para excusas, perezosas y desocupadas en la viña del Señor. Su Palabra es clara y activa, y demanda una respuesta afirmativa de nuestra parte. Es un honor ser embajadoras del Gran Rey, así que no eludamos nuestra responsabilidad. Vayamos, hagamos, incorporemos y enseñemos en todo lugar en el nombre de Cristo.

Oración: Padre, gracias por enviarnos y mandarnos a la acción. Tu Santo Espíritu nos ayude a responder pro-activamente. Hay tanto que hacer. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Envíame A Mí, JARomero – https://www.youtube.com/watch?v=P2Q66jfyfds

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2017 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org