“Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí.” (Isaías 6:8)

¡Dios está reclutando! El está contínuamente buscando y llamando voluntarias.

Lo vemos en Éxodo 3:4 con Moisés, en Isaías 6:8 con Isaías, en Jonás 1:1-2 con Jonás, en Mateo 4:18-19 con Pedro y Andrés, en Mateo 9:9 con Mateo, y en muchos otros casos hasta el día de hoy.

Romanos 8:28-30 dice que Dios nos conoció, predestinó y llamó a tí y a mí, y por si fuera poco que todo obrará para bien por haber sido llamadas conforme a Su propósito. ¡Qué garantía!

Amada, no importa tu condición o posición. No importa tu pasado o tu presente. Seas rica o pobre, letrada o del vulgo, el Señor te llama y recibe con brazos abiertos. Hay tareas que tienen tu nombre porque él te las preparó desde antes de la fundación del mundo para que te ocuparas y anduvieras en ellas.

¿Cómo responderás? ¿Le dirás “heme aquí, yo iré”? Espero que sí pues él no titubeó al descender para salvarte y morir en tu lugar.

Oración: Padre gracias por llamarme y escogerme. Sí, envíame a mí, yo iré. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Heme Aquí, JARomero – https://www.youtube.com/watch?v=Bpuvy9d0Fh8

Violeta Guerra para Maestras del Bien – ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org