Júzgame, oh Jehová, porque yo en mi integridad he andado; he confiado asimismo en Jehová sin titubear”. (Salmo 26:1)

En el Salmo 26 David nos enseña 6 principios que él empleó y que nos capacitarán a nosotras, para responder al mal de una manera íntegra, sabia y de provecho para nuestra salud espiritual.

Principio No.1

Invitar a Dios a realizar un inventario de nuestro carácter y la condición de nuestro corazón. Esto a fin de que nos revele las impurezas que se han ido acumulando debido al dolor y el sufrimiento que hemos pasado (v.1-2).

Prinicipio No.2

Recordar la misericordia de Dios y obedecer Su Palabra. No debemos permitir que la duda y la aflicción nos alejen del Señor, ni desvíen nuestro andar de Su Palabra (v.3).

Principio No.3

Resistir la tentación de venganza. Para lograr esto debemos evitar las malas juntas y los malos consejos, e invitar a Dios a nuestro problema, hacienda memoria de Sus misericordias pasadas (v.4-5).

Principio No.4

Mantener una actitud sana y positiva. Es importante no dejar de congregarnos, dar gracias y mantener el corazón limpio de contaminación emocional. No podemos orar por la intervención de Dios con un corazón consumido por la ira (v.6-7).

Principio No.5

Asistir fielmente a la casa de Dios para adorarle junto a su pueblo. Allí el Señor renovará nuestras fuerzas, nos consolará y utilizará cada testimonio para prepararnos contra el mal (v.8).

Principio No. 6

Perseverar y pacientemente esperar en el Señor (v.9-12). En el v.12 David concluye tal y como empezó: “andando en integridad, con su pie en rectitud y alabando a Dios en su congregación”.

Amada, nada movió la integridad ni la fe de David y nosotras podemos hacer igual. Si nos aferramos a Dios y le invitamos a hacerse cargo de nuestros problemas; andando rectamente, guardando nuestro corazón, habitando en Su casa, y pacientemente esperando en él, no seremos conmovidas.

Oración: Padre, gracias por las enseñanzas que obtenemos del testimonio de tus siervos. Deseo responder al mal de una manera íntegra; que no sacrifique mi fe, mi testimonio ante el mundo, ni el evangelio. Por Jesús, amén.

Alabanza: No Es Como Yo, JARomero – https://www.youtube.com/watch?v=DfWEdYgEKv8

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2017 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anteriorSe Buscan Voluntarias
Artículo siguienteMi Bandera