“Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.” (Proverbios 31:10)

Dios nos provee patrones de vida en la Biblia. Uno de esos patrones lo encontramos en Proverbios 31. Allí se nos describe a una mujer y esposa excelente. Excelente en hebreo es hayil; esto es, de una “fibra moral fuerte”.

Al leer Proverbios 31 nos damos cuenta que en contraste con los valores de nuestra sociedad, esta mujer resaltaba por sus convicciones morales y familiares. El pasaje resalta ocho características en ella que empiezan con “D”:

  1. Devoción
  2. Deber
  3. Disciplina
  4. Discernimiento
  5. Dirección
  6. Decoro
  7. Discreción
  8. Dedicación

Amadas, son todas estas, cualidades y virtudes que convienen a nuestra vida y a nuestro hogar. Bien haremos como Maestras del Bien en cultivarlas, para ser mujeres 8D; altamente definidas.

Oración: Señor mi Dios, ayúdanos a ser mujeres altamente definidas por estas ocho características. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Fija Tus Ojos, Majo Solís – https://www.youtube.com/watch?v=BOzzk9gnIO0

Violeta Guerra para Maestras del Bien – ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org