“Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad. (Apocalipsis 22:14)

La Biblia se vale de figuras y símiles para ilustrar y comunicar verdades importantes. Una de las que encontramos repetidamente es la del árbol. El mismo es usado como símil en referencia a la lengua apacible (Pr 15:4), la sabiduría (Pr 3:18), el deseo cumplido (Pr 13:12), el fruto del justo (Pr 11:30), la prosperidad (Sal 1:3), y la vida (Gn 3:22, Ap 22:14). Todas con connotaciones positivas y de grande bendición.

No obstante, existen tres lugares donde se menciona el árbol en sentido eminentemente literal:

  1. En el huerto del Edén (Gn 2:9
  2. En la nueva Jerusalén (Ap 2:7), y
  3. En el Gólgota o Monte Calvario (Jn 19:17)

De los tres, el Gólgota es el único que tiene una connotación negativa. No obstante, aunque en principio su realidad es sombría, tiene repercusiones gloriosas, positivas y de eterna bendición.

1 Pedro 2:24 nos dice: “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados”. Aquí la palabra traducida madero en español, es la palabra “tree” en inglés y “xulón” en griego, que por implicación es árbol, palo, madera.

Gálatas 3:13 nos enseña que “maldito es todo aquél que es colgado de un madero” o árbol. Y ciertamente esto es así visto de un lado de la moneda, pues ese mismo árbol de maldición para Jesús fue árbol de vida para todos los que le confían su vida a Cristo. Es el árbol o madero el lugar en donde estando muertos, Cristo lavó nuestros pecados y nos dió vida. De ahí que cantamos:

  • “En la Cruz, en la Cruz do primero ví la luz, y las manchas de mi alma él lavó. Fue allí por fe do ví a Jesús, y siempre felíz con él seré”

Amadas, es el madero el árbol de vida para los redimidos del Cordero. Y reverentes y jubilosas cantamos:

  • “Gloriareme solo en la Cruz, en sus triunfos mi gloria será. Y algún día en vez de una Cruz, mi corona Jesús me dará”.

Oración: Gracias Señor por ser el árbol de muerte y vida para mí. Gracias porque eres ese Renuevo; árbol de vida eterna. ¡Oh cuán hermosa la obra de la Cruz! ¡Bendito y alabado seas por siempre! Amén.

Alabanza: En El Monte Calvario, Tercer Cielo – https://www.youtube.com/watch?v=fGLuYzk_Zt8

Violeta Guerra para Maestras del Bien – ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org