Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”.  (Eclesiastés 3:1)

El tiempo es una de las “posesiones” más preciadas que tenemos. Es nuestro y a la vez no nos pertenece. Lo necesitamos pero lo menospreciamos. Alcanza para todos pero no le rinde a la mayoría. Oh, los misterios del tiempo. Puede ser tu amigo o tu enemigo.

La Biblia nos enseña que para Dios un día es como mil años, y mil años como un día. Ciertamente Su tiempo y el nuestro no es el mismo. A nosotras nos encanta el hoy y ya mismo, pero a Dios el mañana y la espera.

Es mucho lo que podemos decir acerca del tiempo, pero lo más importante es ¿qué estás haciendo con el tuyo? ¿Qué estás haciendo con tus 24 horas “hoy”? Eclesiastés dice “que todo tiene su tiempo”, o dicho de otra manera, “hay tiempo para todo”. La diferencia en el uso del tiempo la hace el orden de tus prioridades.

Hay tiempo para trabajar, porque nos conviene. Pero también, hay tiempo para la familia, si está en tus prioridades. Hay tiempo para descansar, si lo apartas. Hay tiempo para servir, si te lo propones. Hay tiempo para Dios, si lo anhelas. Hay tiempo para todo, si en verdad tú lo deseas.

El tiempo desperdiciado se esfuma y deja lamentaciones mientras que el tiempo aprovechado sabiamente se vive y crea un arsenal de recuerdos preciosos. Entonces… ¿Cómo vas a usar el tuyo; lo desperdiciarás en lo que perece en esta vida o lo invertirás en lo que tiene trascendencia eterna?

Amada, en lo personal, Dios nos ha dado a todos la misma medida del tiempo… 24 horas al día, 365 días al año. Y respecto de él, el mismo tratamiento en Su uso del tiempo. El es paciente, tardo para airarse y grande en misericordia. En Su tiempo y en Su voluntad él nos dará solo lo que es mejor.

Oración: Padre, cuán increíble la manera en que todos manejamos el mismo tiempo. Ayúdame a definir mejor mis prioridades y limpiar mi agenda de tantas cosas buenas e importantes, más no necesariamente necesarias. Que mi gloria no sea vivir ocupada para sentirme importante. Decido HOY que mi tiempo Contigo será la primicia de cada día de mi existencia, y aprenderé a esperar en Tí. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Ahora Es El Tiempo, Varios – https://www.youtube.com/watch?v=X6mwf_StpsM

Violeta Guerra para Maestras del Bien – ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org