.., sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,  de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor” (Efesios 4:15-16).

Quizás has escuchado los términos ‘hiperplasia e hipertrofia’ en el lenguaje médico o en algún resultado de análisis o sonografías.

Estos mecanismos se ponen en funcionamiento en el cuerpo cuando la demanda para algún órgano aumenta. El órgano empieza a formar nuevas células para compensar la sobrecarga que lleva (hiperplasia) o comienza a aumentar la capacidad funcional de las células que ya están, creciendo así en tamaño (hipertrofia).

En la vida de la iglesia, familiar o laboral, hay situaciones que ameritan que crezcamos ya sea en número o en capacidad.

La iglesia es un organismo que por su misión se mantiene en constante crecimiento, y como maestra del bien estamos llamadas a enseñar y discipular a otras para que éstas a su vez capaciten a otras.

No pienses que no tienes nada que enseñar. Tu testimonio de vida, la prueba que pasaste, lo que has vivido y lo que Dios está tratando contigo a través de la Palabra, son cosas que pueden ser de gran bendición para quienes te rodean.

¡Eres maestra! Enseña, prepara, comparte, y capacita a todas las que te rodean para hacer el bien. Nuestro trabajo termina cuando Cristo regrese. Si no estás siendo de ayuda para tus hermanas en la fe, te exhorto a que esta semana elijas acercarte a alguien y verás como Dios te usará y bendecirá al bendecir a otros.

Oración: Señor, yo lo haré, Te serviré. Usa mi vida para Tu gloria. Amén.

Alabanza: Sin Reservas, MBarrientos – https://www.youtube.com/watch?v=gYw2JCFeB7E

Roselyn Lima para Maestras del Bien – ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org