Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios. (1 Corintios 2:1-5)

La mas importante tarea del creyente, ministerio e iglesia es la proclamación del Cristo crucificado. La proclamación del evangelio sin Cruz no es cristianismo bíblico. La proclamación del evangelio sin Cruz, simplemente no es evangelio.

La médula del ministerio y predicación del apóstol Pablo fue la persona de Cristo, y este crucificado (1 Co 2:2). El fue intencional en este objetivo al decir “me propuse”. Y no solo esto, sino que Pablo se propuso varias cosas mas:

  • Predicar el mensaje “de Dios” y no el suyo
  • Evitar el uso de sicología o estrategias de mercadeo
  • Presentarse delante de la congregación con reverencia
  • Exponer el mensaje de Dios en dependencia y poder del Espíritu Santo
  • Asegurar por medio del mensaje que la fe de los hermanos fuera puesta en Dios ‘solamente’
  • Menguar para que Dios fuese el exaltado

Si estas cosas no están presentes en tu predicación y enseñanza a otras mujeres, o si faltan en la predicación del expositor, no es de Dios. El mensaje biblico es totalmente cristocéntrico, reverente y libre de artimañas y fanfarrias humanas.

Amada, la Cruz es suficientemente poderosa y hermosa para atraer, perdonar, salvar, instruir y afirmar (2 Tm 3:16). Si lo anuncias fidedignamente la garantía es que la Palabra de Dios no regresará vacía, sino que será prosperada para todo aquello para lo cual fue enviada (Is 55:11).

Oración: Padre gracias por el sacrificio de Cristo. Gracias por el poder de tu Palabra y el poder de la Cruz. En ella solo me gloriaré. Por Cristo Jesús, amén.

Alabanza: La Belleza de la Cruz, CLewis – https://www.youtube.com/watch?v=o9aImt189S4

Violeta Guerra para Maestras del Bien – ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anterior¿Qué Haré?
Artículo siguienteCarbones Encendidos